Concepto derecho bursátil

¿Qué es el Derecho Bursátil?

La RAE (Real Academia Española) define al derecho como un conjunto de principios y normas, expresivos de una idea de justicia y de orden que regulan las relaciones humanas de toda sociedad. El derecho y como consecuencia las normas, también están presentes en el mercado financiero, de ahí que exista un derecho bursátil.

Una definición técnica de derecho bursátil sería; conjunto de normas legales que regulan el funcionamiento y la organización del mercado de valores, siendo la principal norma aplicable la Ley 24/1998 del mercado de valores. Se trata de una de las ramas más amplias del derecho.

Características principales

El derecho bursátil forma parte del derecho privado, comercial, empresarial y corporativo que supervisa el funcionamiento de las bolsas de valores y los mercados financieros. Este conjunto de normas tiene como función evitar los fraudes y garantizar que el mercado funcione siguiendo los cauces legales, por eso, también regula otros procesos como el funcionamiento de registros administrativos, las ofertas públicas de adquisición, la procedencia de las acciones, la información publicada, los mecanismos de negociación o la actividad de los agentes de intermediación.

El derecho bursátil también forma parte del Derecho financiero español y revisa otras cuestiones como la actividad de los agentes de empresas de servicios de inversión, la autocartera, el reparto de dividendos, la actividad de las entidades de capital de riesgo, las sociedades de gestión de activos y de valores, el usufructo de acciones, los valores mobiliarios o los préstamos que los particulares les conceden a los estados y que luego se transforman en títulos como los bonos o las acciones.

Cada vez hay más profesionales que estudian esta rama del derecho. Los abogados corporativos se están especializando en derecho bursátil porque un gran número de empresas buscan financiación operando en los mercados financieros. Antes de invertir es conveniente conocer el mercado al que se acude, las normas a las que el inversor se tiene que someter y a las que puede recurrir en caso de que se sienta perjudicado.