Índice de fuerza relativa

¿Qué es el índice de fuerza relativa?

El índice de fuerza relativa es un indicador oscilador que se emplea para predecir las tendencias de precios de los activos. Se utiliza en el análisis técnico y sirve para saber si un activo está sobrecomprado o sobrevendido. En ocasiones este índice aparece designado con las siglas RSI (Relative Stength Index).

¿Por qué es muy valorado por los inversores?

Este indicador oscilador es uno de los más fiables del análisis técnico y sus señales sirven para saber cuál es el momento más adecuado para invertir. Otro aspecto destacado del índice de fuerza relativa es que es fácil de interpretar, aparece en los gráficos con un valor situado entre 0 y 100,  de modo que si se sitúa por encima de 70 significa que el valor está sobrecomprado y si se coloca debajo de 30 quiere decir que está sobrevendido.

Comprar y vender con el RSI

Interpretando los movimientos del índice de fuerza relativa el operador puede saber cuál es el mejor momento para comprar y vender. Cuando se sitúa por debajo de 30 los precios han caído, con lo cual sería un buen momento para invertir, aunque existe el riesgo de que se produzca una subida repentina. En este caso el mejor escenario es que el indicador baje de forma extrema. En el análisis de gráficos la señal de compra aparece cuando el RSI llega a dos mínimos consecutivos. Pero si posteriormente el indicador crea dos mínimos ascendentes indican que se está generando una tendencia alcista.

La señal de venta aparece cuando el RSI alcanza un valor superior a 70 y se ha producido un fenómeno de sobrecompra, cuando se produce esta situación los precios han subido considerablemente y por tanto es el mejor momento para vender. Al igual que ocurre en el caso contrario, los precios pueden bajar, pero en condiciones normales no lo harían de forma inmediata. En este caso los gráficos del análisis técnico señalarían dos máximos ascendentes y si a continuación el RSI creara dos mínimos descendentes indicaría que el precio comienza a bajar.

A tener en cuenta: si bien el indicador RSI es fiable, es aconsejable acompañar sus datos con los de otras herramientas de análisis técnico.