STOPLOSS

Errores clásicos del trading con los Stop loss

Hemos comentado en varias ocasiones que en el trading resulta más importante el manejo de una operación abierta, que la decisión de entrar o no al mercado.

El no cortar a tiempo las pérdidas es uno de los errores más típicos que se suelen cometer en el trading, y posiblemente el que más dinero cuesta a los inversores o traders.

Entrar al mercado sin stop loss

Este error concentra en gran medida las principales tentaciones o retos psicológicos que puede sufrir el trader. Principalmente, el no colocar un stop loss de pérdidas responde a una cuestión de vanidad: el trader piensa que su lectura del mercado ha sido correcta, que la entrada está bien ejecutada, y que pese a que en un primer momento los números rojos coloran la posición, el mercado no va a tardar en darse la vuelta a su favor. La codicia, el miedo, la falta de rigor en la aplicación del plan de trading o la no comprensión del propósito y la esencia de la operativa son otros pecados que se cometen al no colocar un stop loss.

Recordamos que no existe ningún sistema de trading con un 100% de aciertos, ni nada parecido. Ni tampoco hace falta para ganar en el trading. Los traders que no colocan un stop de pérdidas en su operativa no actúan en consecuencia.

Mover o diferir el stop loss

Existen otros dos errores relacionados con la no colocación de un stop de pérdidas. Uno de ellos es la modificación del mismo. Es decir: cuando el precio se acerca al stop loss, lo deslizamos para alejarlo, y tratar de tener una nueva oportunidad de que el precio se vuelva a nuestro favor. Al hacer esto estamos cometiendo el mismo error que al no colocar el stop loss.

Otro error típico es no colocar un stop loss al abrir la operación, y pensar que nosotros mismos vamos a ser capaces de cerrar la operación manualmente con el mismo rigor que si el stop estuviera previamente colocado. Para los sistemas más rápidos de scalping, y para traders muy experimentados, esta sí que podría ser una opción. Pero en general, la evidencia empírica demuestra que el colocar un stop loss sobre la marcha atrae muchos más sesgos psicológicos negativos que el colocarlo en la apertura de la posición.

Curso de bolsa gratuito

Tipos de stop loss

También cabe destacar que existen distintos tipos de stop loss.

Un stop loss estándar ligado a una posición larga o compradora, no es más que una orden implícita de venta que se asocia a un precio determinado. Es lo mismo que si intentásemos abrir una posición corta en ese precio. Para que se ejecute es necesario que el mercado cotice en ese nivel con el volumen y la liquidez suficientes para llevar a cabo la operación.

Para evitar estas dependencias de las condiciones del mercado, algunos brokers ofrecen lo que se llama un stop garantizado, que no depende de las condiciones del mercado, si no que el propio bróker es la contrapartida. Normalmente, el bróker exige una comisión adicional para usar este tipo de stop loss que le compense por el riesgo que asume. Si nuestra operativa alberga el tomar posiciones y dejarlas abiertas más de un día, o solemos operar en acciones u otros mercados muy volátiles, podría tener sentido.

Por último, el trailing stop es un tipo de stop loss que en lugar de ser estático y fijo, es dinámico. Es decir: sigue a la posición, con unos puntos de distancia que le daremos en la configuración. De esa forma, si nuestro activo ha subido, por ejemplo, 100 puntos, el trailing stop subirá 100 puntos en paralelo, quedándose fijado en la última actualización que ha tenido antes de que el precio comience a ir en nuestra contra.

¡APÚNTATE GRATIS AL CLUB BPT!

Índice de contenidos
¿Quieres acceder a nuestro contenido y cursos gratuitos?
Categorías de nuestro blog
Escucha nuestro podcast

Busqueda de cursos y libros