Alfa trading

¿Qué es Alfa trading?

El término alfa en trading se utiliza para nombrar a la rentabilidad adicional que puede generar un título cuando su índice de referencia es cero. Este concepto también sirve para medir el rendimiento del gestor de fondos que es quien administra este producto, opera en el mercado con él y busca beneficios. Si el alfa que se consigue es alto, indica que este profesional tiene una gran capacidad de gestión.

Cuando se recurre al alfa trading se está midiendo el rendimiento que aportan las inversiones durante un periodo de tiempo determinado teniendo en cuenta factores como el riesgo. El Alfa trading puede ser positivo o negativo y es utilizado como una herramienta de comparación y de análisis. Estos resultados también importan al gestor, ya que si es positivo su valoración profesional y sus ganancias aumentarán.

¿Cómo se calcula el Alfa trading?

El alfa es una referencia numérica y para averiguarla hay que restar la rentabilidad media que aporta una acción de las del resto de su índice. En esta operación también interviene la Beta que mide las posibilidades de variación de valor que experimenta una acción respecto a la rentabilidad media. El alta trading está considerado como una medida compleja y normalmente solo la utilizan los operadores que cuentan con más experiencia.

Los datos que arroja el alfa trading tienen que ser interpretados correctamente y sirven para saber si es conveniente operar con una acción en base a los riesgos que se asumen. También es muy útil porque da una idea del retorno que puede dar una operación que se realice con un título concreto.

Aspectos positivos y negativos del alfa trading

La gran ventaja del alfa trading recae sobre los gestores de los fondos porque pueden comparar su actividad con las de otros profesionales. Esta información les sirve para cambiar de estrategia en momentos determinados o realizar algunas modificaciones, sobre todo en los puntos de entrada de la inversión.

El aspecto más negativo de este sistema es que solo se utiliza en las inversiones que se realizan en el mercado de valores e incluso existen ciertas dudas sobre su fiabilidad. El motivo es que se centran en perspectivas que se crean por los registros históricos de los títulos y esta forma de medir no contaría con los cambios repentinos que se puedan dar en el mercado.